• @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

Copyright 2017 - Custom text here

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

 

Nací en el seno de una familia campesina, en el Norte del Cesar. Participé junto a mi padre en el Paro Costeño que impulsó el movimiento ¡A Luchar!. Me vinculé a la organización campesina a los 16 años.

 

En 1988 decidí ingresar al ELN debido a hechos de persecución política contra algunos dirigentes que habían impulsado el Paro Costeño. Para el año 1990 habían desaparecido a los líderes indígenas arhuacos Luis Napoleón Torres, Antonio Hugues Chaparro y Ángel María Torres; estos hechos reafirmaron mi convicción de que en nuestro país las vías legales estaban cerradas, por lo que la lucha armada fue entonces una opción, vigente y valida. No nos han dejado otra alternativa.

 

Para mí este proceso de paz significa una exploración en donde vamos a constatar si la minoría dominante y gobernante va a permitir que los de abajo puedan acceder al poder por vías políticas. Son ellos los que, de manera sistemática y cíclica, han impuesto distintas formas de violencia para mantener sus privilegios de clase.

 

Mi máxima aspiración es que a nadie lo encarcelen, lo persigan, lo desaparezcan o lo asesinen por tener ideas distintas a las del establecimiento, o por ser revolucionario. Creo en la sabiduría de los pueblos, creo que es posible lograr un país mejor, donde nunca más mueran niños de hambre o haya muertes por motivos políticos. Estoy seguro que el pueblo abrazará la causa de una paz, pero con cambios, con trasformaciones sociales y democráticas para todas y todos.