• @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

Copyright 2018 - Custom text here

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

La Delegación de Diálogos del Ejército de Liberación Nacional, espera que el gobierno cumpla la cita de mañana miércoles 31 en Quito, para reiniciar las conversaciones y fruto de ellas, pactar un nuevo y mejor cese bilateral.

 

Los 101 días de cese los cumplimos pese a la ofensiva militar del gobierno, ejecutada desde finales de octubre, cuando nos asaltó campamentos en el Chocó y Norte de Santander.

 

El copamiento militar de zonas donde estaba el ELN durante el cese y la negativa del gobierno a considerar, que tales operaciones ofensivas violaron los acuerdos, nos obligó a retirarnos el 15 de diciembre del mecanismo de verificación.

 

Lo más grave de la crisis de este primer cese bilateral, fue que el objetivo de “mejorar la situación humanitaria de la población”, no solo no se logró, sino que el régimen recrudeció la persecución y asesinato de líderes sociales y opositores políticos. Antes del cese asesinaban un líder cada tres días y durante el cese y en este mes de enero, pasaron a asesinar un líder cada dos días.

 

El genocidio que perpetra el régimen contra los líderes sociales, no es reconocido y se burla de él, cuando el ministro de defensa, el 16 de diciembre pasado, dijo que tales asesinatos ocurren por “líos de faldas”.

 

En medio de esta crisis del cese era imposible su prórroga y se imponía evaluarlo, como se acordó desde el 4 de septiembre, para poder preservar sus logros y corregir sus incoherencias.

 

Desde que terminó el cese el 9 de enero, varias estructuras del ELN están respondiendo a la ofensiva militar, ordenada en diciembre pasado por el ministro de defensa.

 

El 26 de enero el ministro Villegas anunció que las fuerzas armadas estatales durante el mes de enero, habían dado de baja a 19 guerrilleros del ELN, agregando que “continúa la ofensiva y sufrirán (los elenos) todo el poder de nuestra Fuerza Armada”.

 

A pesar del dolor que nos causa las muertes de esta guerra, especialmente las de líderes sociales y guerrilleros, continuamos con el propósito de bajar la intensidad del conflicto pactando un nuevo cese, que mejore la situación humanitaria de la población; al tiempo que avanza la participación vinculante de la sociedad en un diálogo nacional, que aporte a transformar a Colombia en un país en paz y equidad.

 

 

 

Delegación de Diálogos

Ejército de Liberación Nacional

Quito, enero 30 de 2018